GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

¡El Ave María le salvó la vida!

1 junio – Alemania: Consagración de la imagen milagrosa de Kevelaer (1672)
– Francia: san Juan-Pablo II en Bourget, 1° de junio de 1980


Durante la ocupación alemana, e incluso ya en 1939, muchos judíos pedían ser instruidos en la religión cristiana.

«Tuvimos la sensación que un momento de gracia había llegado para Israel - cuenta el pastor de una parroquia popular de Bruselas, Bélgica-. Uno de ellos, Hein Fischer, de origen austriaco, llegó a cantar en la iglesia. Tenía entonces cuarenta años. Fischer poseía una hermosa voz de tenor. En 1942, fue detenido por la Gestapo en su casa de las afueras de Bruselas y trasladado al cuartel Mechelen Dossin donde los alemanes reunían a los judíos para llevarlos a los campos de exterminio.

A partir de 1944, Fischer debió haber sido, a su vez, trasladado; pero, no fue así... Durante el interrogatorio que precedió al inicio, el oficial le preguntó:
- ¿Qué hiciste en la vida civil?
- Canté.
- ¿Dónde?
- En la iglesia.
 - ¿Y qué cantabas?
- El Ave María...

Se le ordenó, entonces dar prueba de su talento, Fischer cantó el Ave María de Gounod. El oficial alemán era un músico. Él se las arregló para que el preso permaneciera en Mechelen. ¡El Ave María le había salvado la vida!


Cf Le Sourire de Marie, n°40 – 1976


Lea más :
es.mariedenazareth.com



Dios te salve, Maria, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.

Seguidores

Recibe por correo esta pagina