GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

“Para no traicionar me he cortado la lengua”

28 mayo – Italia: N. S. de Carmine (1663)
– Beatificación de Catalina Labouré por Pio XI (1933)

Una iniciativa de la Asociación María de Nazaret
El Padre Alfeo Emaldi, sacerdote italiano de la Legión de María, misionero en China, fue convocado, el 10 de noviembre de 1951, por la policía de Mao para llenar un largo cuestionario sobre los miembros de la Legión de María

La decisión era clara. O decía los nombres o lo torturaban, ¡la tortura por los chinos! Con miedo de una debilidad física, un grito salió de su corazón “Dios mío… ¡dame fuerza! Su mirada errante se detuvo sobre su vieja navaja, un rayo le atravesó el espíritu.

Frente al espejo, con la navaja en la mano, una “Gilette”, se cortó primero la punta de la lengua. La sangre brotaba, pero todavía hablaba. Tomó otra navaja y esta vez sin mirar, se cortó más arriba

Los ojos fijos sobre su pequeño crucifijo de madera, de su dolor surgió una alegría profunda. Y sobre el cuestionario ensangrentado, a través de la página, el mártir escribió: “Para no traicionar me he cortado la lengua”.

Asombrados por este gesto, las autoridades comunistas renunciaron al arresto. Después de algunos días de hospital, el misionero fue expulsado de Tien-Tsin, el heroico testimonio tuvo un profundo impacto en toda la cristiandad.
Renée Cassin 
en "Le sourire de Marie", N°20, 1974


Lea más :
es.mariedenazareth.com

Dios te salve, Maria, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.

Seguidores

Recibe por correo esta pagina