GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Sola, el rosario en la mano, se aferra hasta el regreso de los misioneros

25 mayo – Francia, Aix en Provence: Nuestra Señora del Mar

Una iniciativa de la Asociación María de Nazaret


Al interior de la tumba “familiar” de los misioneros católicos de Madagascar, se encuentra una placa que indica la presencia de los restos de Victoria Rasoamanarivo. Solamente, el rosario que llevaba, permitió traerla a Ambohipo (barrio de Tananarivo), y distinguirla de sus parientes, todos ellos protestantes, enterrados con ella.

Bajo el reino de la terrible reina xenófoba Ranavalona (1828-1861) se llevó a cabo la expulsión de los misioneros católicos. El protestantismo se convirtió en la religión de Estado. Victoria, nuera del primer ministro, es católica y desea seguir siéndolo.
Es a ella, laica casada, que los misioneros expulsados confían la tarea de mantener la fe de los católicos.

Victoria reza todos los días el Rosario a la vista de todos en una iglesia conocida. Poco a poco se acrecentará, gracias a ella, el valor de los católicos heridos por las maniobras político-religiosas de la cruel Ranavalona.

Sola, sin sacerdotes, a pesar de las burlas de alguno y el menosprecio de su marido, se aferró al Rosario hasta el regreso de los misioneros. El Papa San Juan Pablo II la beatificó el 30 de abril de 1989.

Nuestra Señora de los Nuevos Tiempos Enero-Febrero 1973

Lea más :
es.mariedenazareth.com



Dios te salve, Maria, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.

Seguidores

Recibe por correo esta pagina