GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Antes de su Asunción, la Virgen María era venerada en la Provenza

Una iniciativa de la Asociación María de Nazaret

7 junio
– Francia: Aparición de San José en Cotignac (1660)
- Beata María Teresa Subirán, fundadora de la Congregación de María Auxiliadora (+ 1889)



Todo parece indicar que el culto a María comenzó en Marsella, Francia, aun antes de su Asunción. Este culto se impuso rápidamente frente al de Diana, Apolo, Minerva, Júpiter, ya que la Virgen llegó rápidamente a la cumbre de las siete colinas de Marsella, reemplazando los monumentos anteriores.

Actualmente el número y la importancia de los lugares consagrados a Nuestra Señora o a la Madonna, son considerables en Provenza. Una quincena de entre ellos son particularmente conocidos como Notre Dame de la Garde en Marsella o Cotignac.

Si el Siglo IV es considerado como “el siglo brillante del cristianismo en Provenza” con las dos grandes abadías de Marsella San Víctor y de Cannes Lérins, con la primacía de Arles y su influencia en las iglesias de la Galia, el monacato llegó a Galia por la Provenza, con San Juan Cassien.

Así la Provenza fue la primera región a acoger el cristianismo en Francia y es evidente que apareciendo en Cotignac, la Virgen María escogió perfectamente el lugar y el momento donde distribuiría sus gracias

Cotignac500



Lea más :
es.mariedenazareth.com



Dios te salve, Maria, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.
loading...

Seguidores

Recibe por correo esta pagina