GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

“Los hombres abandonan el Rosario y los cerdos lo recogen!”

22 junio
– Canadá: Nuestra Señora del Cap
– Malta: Aparición de María a Ta Pinu, Gozo (1883)
- 431: Proclamación del Dogma de María Madre de Dios en Efesos




El Santuario de Nuestra Señora del Cabo, Canadá, es uno de los más importantes en Norteamérica, fue confiado en 1902 a los Misioneros Oblatos de María Inmaculada.

La devoción mariana se volvió permanente en este lugar por una fraternidad del Rosario, fundada en 1694. Cuando en el Siglo XIX el abad Désilets es nombrado párroco de la ciudad del Cabo, los parroquianos abandonaron la práctica religiosa y el rezo del Rosario. Se había instalado en la parroquia un clima anticlerical.

Una tarde, triste, pero no vencido, el abad Désilets, entra en el Santuario. Cual no fue su sorpresa al ver a un cerdo que mordisqueaba un rosario. Se dijo: “Los hombres abandonan el Rosario y son los cerdos los que lo recogen”. Será el tema de su sermón.

Los fieles entienden el mensaje. El abad Désilets había prometido a Nuestra Señora reavivar la devoción al Santo Rosario; a partir de ese momento la parroquia cambió de rostro. Los años siguientes, restauraron la antigua iglesia, según lo prometido por el padre Désilets. El 22 de junio de 1888 se consagró solemnemente la Iglesia Nuestra Señora del Santo Rosario.

Equipe MDN

Lea más :
es.mariedenazareth.com


Dios te salve, Maria, 
llena eres de gracia, 
el Señor es contigo, 
bendita tú eres entre todas las mujeres 
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, 
Madre de Dios, 
ruega por nosotros pecadores,
 ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.

Seguidores

Recibe por correo esta pagina