GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

« Yo dependo enteramente de Él y de la Virgen María »


29 junio
– Francia, Laghet: N.S. de Laghet

El sábado 23 de abril de 2016, una religiosa misionera irlandesa, la hermana Clara Crockett, y cinco postulantes de la comunidad española de las Siervas del Hogar de la Madre perdieron la vida en el terremoto de 7.8 grados en la escala de Richter que sacudió al Ecuador.

El Señor decía la hermana Clara me mostró cómo  mi loca vida pasada había herido su corazón. Me pidió que confiara en él, que pusiera mi vida en sus manos y que tuviera fe. Ahora estoy feliz, dedicado en las Siervas del Hogar de la Madre. Doy gracias al Señor por su paciencia. No  pregunto por qué me eligió a mí, acepto lo que hizo. Dependo totalmente de él y de la Virgen María y les pido que me den la gracia de ser lo que quieren que sea.

Desde hacía quince años, la hermana Clara Crockett se había entregado a Dios. Entró en  la congregación a los 18 años y eligió el nombre religioso de Clara María de la Trinidad y del Corazón de María. Su comunidad la recuerda como una hermana muy generosa, dotada de un don  de simpatía muy particular y de un carisma especial para  cuidar de niños y jóvenes.

Una llamada, un cambio radical y… ¿la muerte en un terremoto?


Lea más :
Quíen es Maria ?



Dios te salve, Maria, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.

Seguidores

Recibe por correo esta pagina