GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Una fuerza mayor que la de una escisión nuclear‏

9 julio

– Colombia: Nuestra Señora de Chiquinquirá
– Argentina: Nuestra Señora de Itati
– Bolivia, 1548: Díaz Méndez funda La Paz


La Virgen María dio los medios de vencer al comunismo ateo. Recordemos los mensajes de Nuestra Señora de Fátima. El descubrimiento de la presencia de María será la que sobrepasará la energía atómica. Por medio de la oración, podemos disponer de la fuerza de Dios. Sin embargo, Dios ha limitado su fuerza a la voluntad del hombre. Necesita del hombre para ejercerla.

La bomba atómica es el resultado de una fisión (escisión) del átomo. La bomba de hidrógeno por el contrario es el resultado de una fusión, de una reunión de dos átomos, genera una energía mucho más poderosa. Por la unión se obtiene una fuerza mayor que por la escisión, símbolo de nuestra fuerza cuando estamos unidos.

Es esta energía la que propone la Virgen si recurrimos a la oración, si hacemos aumentar nuestra “temperatura espiritual”. Es esta temperatura que nos da el Amor, la Caridad.
Esta temperatura no se acaba nunca, podemos aumentarla diariamente en unión con Dios y nuestros semejantes.

La oración que nace de un corazón que ama es escuchada y respondida. Ahí está la mayor energía en comparación a la de la bomba atómica que no es nada.


Canónigo Jamin, de Banneux, el 25.10.59
Recueil marial 1976

Lea más :
Quién es Maria ?


Dios te salve, Maria, llena eres de gracia, 
el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres 
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, 
ruega por nosotros pecadores, 
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.

Seguidores

Recibe por correo esta pagina