GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

« Yo vi a Claudio de pie y a la Santa Virgen detrás...»

12 julio
– Brasil, Navidad: Apariciones de Myriam, Madre Inmaculada de Jesús a Sebastián Fausto de Faria en 1968 (culto autorizado)

El Padre O'Leary (Canadá) fue llamado una noche por un joven negro en prisión y condenado a muerte. El muchacho le dijo que una hermosa Señora se le apareció y le dijo: "Si quieres que sea tu madre, y si quieres ser mi hijo ve a ver un sacerdote católico." El condenado, asustado, comenzó a llorar y a exigir un sacerdote, a gritos. Entonces, llamaron al sacerdote mencionado.

Poco antes de esta visión, el convicto había notado que otro preso llevaba una medalla. Él le preguntó de quién era. El otro, arrancándosela del cuello, se la lanzó con un improperio. El joven condenado, llamado Claude Newman, recibió la medalla y se la puso al cuello. Era la medalla milagrosa.

El cura se puso a instruir a Claude. Se sorprendió en gran medida de la inteligencia y las respuestas de un joven que no sabía leer ni escribir. Este último explicó que la Virgen había venido tres veces para darle instrucciones. Claude también dijo que la Virgen le había revelado una promesa que el Padre había hecho.

Esta vez, el Padre conmovido, creyó en las visiones de su neófito lo bautizó y le dio la primera comunión

(Ave Maria, 1er Mars 1973) 
 Recueil marial 1975

Lea más :
Quién es Maria?

Dios te salve, Maria, llena eres de gracia, 
el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres
 y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
 ruega por nosotros, pecadores,
 ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.

Seguidores

Recibe por correo esta pagina