GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

El rosario calma a las bestias

6 agosto
– Italia: Nuestra Señora de la Misericordia
– Transfiguración del Señor

De pronto, los perros se detuvieron y se echaron sobre la nieve…

Durante la Segunda Guerra Mundial, en un campo de deportados en Ucrania, una mañana cerca de las 10 a.m., dos mil prisioneros ocuparon la gran plaza del campo de concentración, rodeado de metralletas. Naplouef, el jefe, ordena que se pongan en el centro a diez religiosas en camisa y descalzas:

- “Ciudadanas, firmen la negación de su fe o se convertirán en cubos de hielo en veinte minutos”.

-“Nuestra conciencia no nos lo permite”,
 - “Bien, dice Naplouef, tenemos todo el tiempo.”

Las hermanas se arrodillaron sobre la nieve y rezaron el Rosario en voz alta. Media hora después, las hermanas continuaban rezando arrodilladas sobre la nieve.

Naplouef gritó furioso: “Si en cinco minutos, no firman, les soltamos los perros”.
Las hermanas, con una fuerte voz cantaron el Credo.
 Naplouef dio órdenes de que soltaran los perros en dirección de las hermanas que seguían cantando.

Cuando estaban a dos metros de distancia, los perros se detuvieron de pronto y se echaron sobre la nieve como borregos.

Un inmenso clamor salió de la multitud de prisioneros: “¡Milagro! ¡Milagro! Gloria a nuestras heroicas hermanas! ¡Vergüenza a los torturadores!

Stella Maris, Fribourg, 
Suiza


Lea más :
¿Quién es María?


Dios te salve, Maria, llena eres de gracia, 
el Señor es contigo, 
bendita tú eres entre todas las mujeres
 y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, 
ruega por nosotros pecadores,
 ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.

Seguidores

Recibe por correo esta pagina