GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

La Casa de María, la Iglesia de Cristo

10 septiembre
– Italia: Santa María de la Vida (1613)


Resultado de imagen para La Casa de María, la Iglesia de Cristo



San Cromacio de Aquilea, obispo de Italia († hacia 407) dejó a las Iglesias de todos los tiempos un mensaje particularmente fuerte:

«La Iglesia se reúne en la habitación superior con María, la Madre de Jesús, y con sus hermanos. Por lo tanto no se puede hablar de la Iglesia si María, la Madre del Señor, no está allí con sus hermanos: ya que la Iglesia de Cristo es donde se predica que Cristo se encarnó de la Virgen; y sólo oímos el Evangelio donde los apóstoles, los hermanos del Señor, predican. » (1)



En otro sermón, San Cromacio comentando la liberación de San Pedro de la prisión, dijo lo siguiente: «Sólo podremos salir de la cárcel, es decir, del error de este mundo, si el Señor nos envía su ángel. La puerta de hierro, es decir, la puerta de la muerte y el castigo, que el Hijo de Dios hizo pedazos por la virtud de su pasión, se abrirá ante nosotros; y luego entraremos a la casa de María (es decir) a la Iglesia de Cristo, donde vive María, la Madre del Señor.»

(2)
(1) San Cromacio de Aquilea, sermón 30, 1, Sources Chrétiennes 164, par H.TARDIF, Cerf, Paris, 1971, p.134.
(2) San Cromacio de Aquilea, sermón 29,4, Sources Chrétiennes 164, par H.TARDIF, Cerf, Paris, 1971, p.131.
Síntesis de : F. Breynaert



Lea más :
Quién es Maria ?




Dios te salve, Maria, llena eres de gracia,
el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.


Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.

Seguidores

Recibe por correo esta pagina