GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

“El pueblo tira el Rosario y los puercos lo recogen”


11 octubre
– Maternidad de la Santísima Virgen

Resultado de imagen para rosario



La víspera de la festividad de la Ascensión de 1867, el Abad Désilets, párroco de  Cap-de-la Madeleine, en Canadá en Canadá, había estado todo el día en la sacristía, esperando en vano a los feligreses que se presentaran a confesar como les había exhortado, en su homilía, el domingo anterior.

 Antes de regresar al presbiterio, entró en la Iglesia ya que un barullo entre los bancos llamó su atención. Un enorme puerco sucio había subido al altar lateral de la Cofradía del Rosario, dominado por la estatua de la Santísima Virgen. En su hocico, traía un rosario, que masticaba arrastrándolo por el suelo. El párroco ahuyentó al animal, pero un pensamiento se quedó en su mente: “El pueblo tira el Rosario y los puercos lo recogen”.

Arrodillándose delante de la estatua de la Virgen María, el padre le prometió consagrar su vida a dar a conocer la Cofradía del Rosario y a propagar el rezo del rosario no solamente en su parroquia, sino por toda la diócesis y donde su voz fuese escuchada.

El renacimiento católico del Cap-de-la-Madeleine empezó ese día… Tres años más tarde, la iglesia era muy pequeña para la multitud de personas que acudía cada domingo.

crc-canada.net





Resultado de imagen para Cap-de-la Madeleine,

Lea más :
Quién es Maria ?


Dios te salve,
llena eres de gracia,
el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.

Seguidores

Recibe por correo esta pagina