GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Amar a la Iglesia mariana (I)


18 noviembre
– Venezuela: Nuestra Señora de Chiquinquirá (1749)


Imagen relacionada

La Iglesia mariana sigue a María por la montaña y se marcha con Ella al encuentro de la vida. Ella visita a las mujeres y a los hombres y más allá de las deficiencias aparentes ella está atenta a cuanto nace y de cuanto es posible. De la vida que palpita en ellos.

La Iglesia mariana se regocija y canta. En lugar de lamentarse sobre su suerte y sobre las desgracias del mundo, se maravilla de lo que hay de bello sobre la tierra y en el corazón de los hombres. Y ve en ellos la obra de Dios.

La Iglesia mariana sabe que es objeto de un amor gratuito y que Dios tiene entrañas de madre. Ella lo vio, a la entrada de la puerta, vigilar el improbable retorno del Hijo; ella lo vio echársele al cuello, ponerle al dedo el anillo de fiesta y organizar él mismo la fiesta de su encuentro (…).

Ella « no apaga la mecha que todavia arde ». Cuando ella encuentra a alguien al borde del camino, herido por la vida, se sobrecoge de compasión y con  infinita dulzura le cura las heridas. Ella es el puerto seguro y siempre abierto, el refugio de los pecadores, mater misericordiae, Madre de Misericordia.

François Marc, Marista -
Tomado de « Pour une Eglise mariale »,
dans La Croix du 11 mai 1996


Lea más :
Quién es Maria ?


Dios te salve, Maria, llena eres de gracia,
el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres
 y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
 ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.

Seguidores

Recibe por correo esta pagina