GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Esto se observa solo una vez cada 794 años


17 diciembre
– Italia, Roma: 1ª Iglesia consagrada a María
– S. Juan de Matha (+ 1213)

Resultado de imagen para conjunción  muy brillante (es decir, la reunión en línea recta) de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis

Los astrólogos babilonios habían calculado con una precisión asombrosa la llegada de la estrella del Mesías. Ellos esperaban el nacimiento "del dominador del mundo" a partir del año 7 AC, por lo tanto, en la época en que vivió la Virgen de Nazaret.
Kepler, uno de los padres de la astronomía moderna, observa en diciembre de 1603 la conjunción  muy brillante (es decir, la reunión en línea recta) de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis. Él establece, gracias a sus cálculos, que el mismo fenómeno (que provoca una luz intensa y brillante en el cielo nocturno) también habría ocurrido en el año 7 AC, luego descubrió un antiguo comentario de la Escritura, del rabino Abarbanel recordando que, según la creencia judía, el Mesías debía aparecer precisamente en la constelación de Piscis,  y que la luz de Júpiter y de Saturno harían  una sola.
Pero para los astrólogos babilonios, esta conjunción que se observa sólo una vez cada 794 años, había ocurrido 3 veces en el año 7  antes de Cristo : el 29 de mayo, el 1 de octubre y el 5 de diciembre. Por consiguiente, consideraron la constelación de Piscis como el signo del final de los tiempos, es decir, del comienzo de la era mesiánica.



Lea más :
Du Temple de Jérusalem, jusqu'à la Vierge Marie

Dios te salve, Maria, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.   

Seguidores

Recibe por correo esta pagina