GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

¿Han perdido la cita?


21 diciembre
– Italia, Pescara: Nuestra Señora de los Siete Dolores (1672)
– Francia, Amiens: Nuestra Señora de Saint-Acheul

Resultado de imagen para todas las fechas calculadas sobre la venida del Mesías ya han pasado

Es un hecho histórico comprobado: por inexplicable que parezca, en el Siglo I la atención del mundo se concentra en un solo lugar, en la lejana provincia romana de Judea. Esta espera única es la espera que María lleva más que cualquier otra persona en su corazón, en su oración al Santo de los santos; que se realizará para ella y para todos los cristianos en la venida del Salvador, en la plenitud de los tiempos.
Incluso los judíos que no reconocieron a Cristo,  dan testimonio de la precisión de dicha espera, reconociendo en el Talmud, a finales del siglo I, que: “todas las fechas calculadas sobre la venida del Mesías ya han pasado” (Tratado del Sanedrín 97). Pero, aquellos que no lo han reconocido, que faltaron a la cita,  durante mucho tiempo se lo preguntarán.
Bajo el impacto de la decepción, los doctores de Israel intentarán reinterpretar la espera del Mesías. Mientras tanto, “El tiempo (el de Daniel) se ha cumplido, y el Reino de Dios está cerca” (Marcos 1,14)




Lea más :
Le livre de Daniel


Dios te salve, Maria,
llena eres de gracia, el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.

Seguidores

Recibe por correo esta pagina