GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

La Iglesia etíope copta, una Iglesia profundamente mariana


Resultado de imagen para La Iglesia etíope copta

Herederos de la teología de San Atanasio y de San Cirilo de Alejandría, los coptos, en Etiopía, siempre han sostenido la maternidad divina de María, como lo atestiguan sus oficios marianos, sus homilías y la recolección de los milagros.

Evocando a María como Theotokos (Madre de Dios), los Coptos ven en Ella su destino de Madre Universal. Ella fue Madre en sentido completo: Madre de Cristo-hombre, Madre de Cristo-Dios, Madre de Cristo-Místico – de la Iglesia y de cada fiel.

La virginidad perpetua de María es el estuche de oro de toda su literatura religiosa. Los atributos más frecuentemente utilizados son: “puerta sellada”, “zarza ardiente”, “tierra fértil”, etc. Para los coptos el privilegio de la virginidad es también una gloria para María: en la tierra es semejante a los ángeles y en el Cielo merece una gloria superior a la de ellos.

María es “en grado superlativo”: grande por su perfección personal y por la función que tiene al seguir a Jesús. Su santidad es un don de la Santísima Trinidad, pero también merecida por una vida de sacrificio. María dio su “Si” de forma voluntaria y generosa a lo largo de su vida.

jesus-maria-jose



Dios te salve, Maria, llena eres de gracia, el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
 ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.

Seguidores

Recibe por correo esta pagina