GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Del monje que la Santísima Virgen curó con su leche



En el Siglo XII un monje de la región de Soissons (Francia), lleno de amor por la Virgen María, cada vez que tenía tiempo libre, le iba a rezar durante horas al pie de su imagen santa.

Un día enfermó súbitamente de una enfermedad extraña. Tenía espasmos dolorosos pulmonares y continuos que le impedían hablar. Además se volvía horrible, la cara llena de granos, como un monstruo. Nada lo aliviaba, sufría una verdadera pasión. Al punto que un día viéndolo lívido como un cadáver lo creyeron muerto y empezaron a preparar sus funerales.

Pero la Virgen María no olvidaba a su servidor. Se le apareció y limpiando sus heridas con su leche le dijo: “Nada temas. Ya que tú me has servido fielmente, no dejaré que mueras tan mal. Vas a ver si yo sé amar”. Tocando ligeramente la carne viva: “Estás curado agrega ella. En el Paraíso te reservo un lugar para el momento en el que tu espíritu se separe de tu cuerpo.” Después se retiró.

Cuando los monjes regresaron y vieron levantarse a aquel que se disponían a enterrar se alarmaron: “¡Ah!, dijo el paciente, ¡hombres sin doctrina y de poca fe! Son ustedes los que con su ruido y su clamor hicieron partir a Nuestra Señora Santa María.” Constatando la evidencia del milagro toda la comunidad se apresuró a dar gracias al Rey del Cielo y a su Madre cantando las santas alabanzas.

Gautier de Coincy
En Les plus beaux miracles de la Sainte Vierge





Dios te salve, Maria,
llena eres de gracia,
el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres
 y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen. 

Seguidores

Recibe por correo esta pagina