GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

La Virgen se apareció aquí a la pastora Liloye

2 agosto

– Francia, Tarbes: Nuestra Señora de Médous
– San Pedro
-Julián Eymard

capilla Médous


La aldea de Médous, en los altos pirineos franceses, es famosa por sus grutas. Cuenta la tradición que la Virgen se apareció a una pastora de las cercanías, que la vio sobre una roca donde brota una bella fuente cerca de una gruta pintoresca.

La ciudad de Bagnères, en los pirineos, anhelaba desde hace tiempo la estatua milagrosa de Médous y trataba de obtenerla. Llevada en una carreta, la estatua se desató ella misma y regresó a su Santuario de Médous. Algunos años más tarde, en 1588, la Virgen se apareció aquí a la pastora Liloye en varias ocasiones.

La humilde pastora se llamaba Domenge Jouanolou y la apodaban Liloye (pura como un lirio), iba casi todos los días a rezar a la capilla de Médous. La Virgen se le apareció en varias ocasiones para anunciarle una epidemia de peste si los habitantes de Bagnéres no hacían penitencia.

Liloye obedeció, pero se burlaron de ella. La peste, acompañada de granizadas e inundaciones, fue tan fuerte que mucha gente falleció (1588). La desolación era general. Cuando, finalmente la población decidió escuchar a Liloye, se dirigió en procesión a Médous, la epidemia cesó inmediatamente.
Notre Dame de Médous



Lea más :
¿Quién es María?

Dios te salve, Maria, llena eres de gracia,
el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.

Seguidores

Recibe por correo esta pagina